0

The Kings of Summer: Jóvenes & Libres

Imagen

The Kings of Summer (Jordan Vogt–Roberts, 2013) presenta a tres amigos que, cansados de las normas que les oprimen, deciden cumplir con el que prácticamente es el sueño de cualquier quinciañero al abandornar sus antiguas vidas e iniciar una nueva y libre existencia, alejada de cualquier matiz preconcebido y artificial, que tanto les asfixiaba antes, y hacer de la naturaleza su nuevo hogar.

Y es que la cinta es un canto a uno de los instintos más básicos y antiguos del ser humano: la libertad. Libertad e independencia en todos los aspectos a los que pueda hacer referencia ambos conceptos. Libertad para tomar decisiones; libertad para actuar, pensar, sentir, vivir, amar…, una libertad cuyos protagonistas sienten no poseer al inicio de la historia. Pues éstos, aún adolescentes perdidos y confusos en el extraño andurrial de la vida, creen conocer lo suficiente sobre ésta como para concluir que no son dignos o que no merecen las penurias que sufren día tras día. Bien por una familia que te protege, controla y estima en exceso, compuesta por unos padres que rozan lo empalagoso y cursi, o bien por todo lo contrario: por una familia rota, separada o dividida, que mantiene unas relaciones excesivamente tensas e inapropiadas entre su miembros, o, al menos, entre los que aún restan.

Con esta premisa da comienzo la aventura con tintes de odisea de sus tres protagonistas, si bien los conflictos que presentan cada uno, por separado, no convencen en ningún momento de ser lo suficientemente desfavorables o negativos como para justificar las evasivas acciones que les conducen en busca de una nueva vida, como tampoco sus excesivas ansias de libertad. A las que tanto parecen aferrarse. Sin embargo, ello no penaliza demasiado la calidad general de la cinta, pues la necesidad de que la trama del film avanzase pasa necesariamente por el desencadenamiento de tales conflictos familiares, no pudiendo tampoco entregar a éstos un excesivo tiempo de metraje, pues la película da inicio realmente una vez su personajes ya han dado el paso hacía esa nueva vida y hacía el camino de la libertad. Todos hemos sido adolescentes alguna vez, y todos sabemos que a esa edad nuestras acciones rara vez siguen un razonamiento lógico, por lo podría bastar para dar por justificado, en parte, la decisión tomada por estos tres jóvenes.

Imagen

Ahora son libres, o eso piensan ellos. Crean su propio horario, siguen sus propias reglas, se alimentan de aquello que ellos mismos ‘deciden’ cazar y por norma general siempre hacen lo que les complace. Acciones que casan con lo que un quinceañero pudría definir como su idea de libertad, pues con ellas se oponen a lo que generalmente se le establece cumplir a un adolescente. Y aún a pesar de parecer haber dado con la clave para mantener un perfecto equilibrio, las imperfecciones del ser humano siempre estarán ahí, no abandonándolos por mucho que se pierdan o alejan de la civilización. Es entonces cuando, por medio de la debilidad de todo hombre, ambos amigos, antes colegas inseparables, se ven separados y enfrentados por los conflictos amorosos que aparecen de por medio ––con incursión de la figura de la serpiente como representación visual del pecado incluida––.

Pero no es hasta llegados a ese punto, e incluso un poco más allá, distanciados y separados, viendo la angosta figura de la muerte acercase a ellos, cuando finalmente se dan cuenta de que el odio, al igual que el amor y otras muchas tantas cualidades, forma parte natural del ser humano. Sintiendo en esos momentos, entre ellos, el mismo odio que antes sentían por sus familias. El mismo que les llevó a emprender toda esta aventura. Comprendiendo en ese momento que ese odio tan solo es pasajero; que la amistad entre uno y otro está por encima de él y de todo lo demás, de la misma forma que comprenden que el amor hacia sus familias es mayor que el odio sobre el que antes tanto se focalizaban, impidiéndoles experimentar todos los demás sentimientos.

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook3Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.