0

¿Qué es el cine independiente? Todo lo que necesitas saber

¿Qué es el cine independiente? ¿El cine independiente es cine de autor? ¿Es el cine indie cine independiente? Son solo algunas de las preguntas que hoy vamos a tratar de dejar resueltas en esta entrada, a la que además acompañaremos con unos cuantos ejemplos para mostrarte las mejores películas independientes del cine europeo, las mejores películas independientes USA, las películas independientes más recomendadas y, en general, las mejores películas independientes y las que más nos han gustado a nosotros. De esta forma no te vamos a contar qué es el cine independiente únicamente desde la teoría. También añadiremos ejemplos prácticos. Mucho más dinámico de esta forma. ¡Empezamos!

 

Cine independiente: un poco de historia.

Definir el cine independiente no es una tarea sencilla. Se trata de un término con mucha historia y que ha cambiado a lo largo de las décadas. Un término que se ha empleado —y se sigue empleando— muy a la ligera y que no engloba características puramente artísticas, sino que también ejerce de etiqueta comercial de categoría o género en sí.

El cine independiente nace como alternativa al cine comercial y a las grandes productoras y/o distribuidoras de cine. Ya sea que hablemos de corrientes nacidas en Europa, como son el Free cinema inglés, la Nouvelle vague francesa o el neorrealismo italiano, o en USA con el nuevo cine independiente americano. Todas ellas corrientes surgidas y desarrolladas en la década de los años 50 y 60.

Si bien el origen del término ‘cine independiente’ puede remontarse a mucho antes, cuando la producción estaba dominada por Edison, con la Motion Pictures Patents Company (M.P.P.C.), y los franceses Pathé y Mélies. Estas compañías obligaban al pago de impuestos y royalities a todo aquel que quisiera producir y distribuir una película. De ahí que nacieran nuevas distribuidoras como alternativa a este oligopolio. De esta forma nacieron la Independent Motion Picture Distributing and Sales y la Greater New York Film Company. A su vez, sus integrantes fundarían las hoy mundialmente conocidas Paramount, Universal, Fox, Warner Bros o Metro-Goldwyn-Mayer.

Como lo lees. Todas estas grandes productoras/distribuidoras eran consideradas independientes en sus inicios.

Pronto estas productoras dejarían de serlo. O, al menos, dejarían de ser consideradas independientes y pasarían más a parecerse a lo que hoy día conocemos. —De ahí que en los años 50, en USA, volviera a repetirse algo parecido con el nacimiento del nuevo cine independiente americano—. Y unos años después, en los setenta, otra vez volviera a repetirse un proceso parecido, dando lugar a la llegada de una nueva generación de directores.

Este cambio que suponía pasar de ser independiente a comercial está lejos de ser una excepción. Más bien es una tónica que se ha repetido a lo largo de la historia del cine. Otro ejemplo más es la nueva generación de cineastas americanos —antes citados— surgidos entre los 60 y los 70. Martin Scorsese, Michael Cimino, Ridley Scott, Brian de Palma, Robert Zemeckis, Francis Ford Coppola, Clint Eastwood, Steven Spielberg o George Lucas. ¿Te suenan estos nombres? Seguro que sí. Pero sus inicios fueron muy distintos a lo que hoy conocemos de ellos.

 

¿El cine de serie B es cine independiente?

Es posible que te lo hayas preguntado alguna vez. Suena raro, pero… ¿es posible? Pues bien, puede que la respuesta te sorprenda. Sí, el cine de serie B también es cine independiente. Pero con esto no estamos diciendo que todo el cine de serie B sea independiente. Nada más lejos de la realidad. Aquí vamos a referirnos a un cine de serie de serie B muy particular. Al original. A sus inicios. Pues al igual que le ha sucedido al cine independiente, el término ‘cine de serie B’ también ha ido evolucionando con el paso del tiempo.

Originalmente el cine de serie B hacía referencia al cine que se proyectaba en las sesiones dobles (décadas de 1930 y 1940). En ellas el espectador podía disfrutar de dos películas en lugar de una sola. Un invento de los estudios de Hollywood como método para paliar la escasez de espectadores. Así, en este programa doble, veías no solo de la película que ibas a ver al cine y  que, originalmente, era la que te atraía a ir a la sala de cine, sino que, también, a modo de extra, se incluía una segunda película en la sesión de proyección. Esto es, una película de menor presupuesto, de rodaje rápido y, en principio, de “peor calidad”. De ahí la consideración de película de serie B frente a la “serie A”. Estas últimas protagonizadas por grandes estrellas del Star System de Hollywood.

Pero las películas de serie B no solo eran una producción rápida y cutre. En ocasiones, esta falta de interés incluso por los propios ejecutivos de los grandes estudios, el poco tiempo y medios invertidos, provocaban que los productores no prestaran demasiada atención y centraran todos sus esfuerzos en controlar y supervisar las películas de clase A. Como consecuencia, los directores de las películas de serie B se encontraron a sí mismos ante un escenario muy favorable para la creación artística: libertad. De este modo, y sin tener que rendir cuentas a nadie, brotó de nuevo la corriente independiente. Se experimentaba en cuanto a narrativa y, sobretodo, en cuanto a la ‘moralidad’ y el ‘tabú’ de los temas a tratar.

De ahí que las películas de serie B pudieran ser consideradas como películas independientes, a pesar de estar producidas bajo las grandes distribuidoras.

 

Cine independiente: características

—Pregunta: ¿Qué hace diferente al cine independiente?

—Respuesta: Sus características. Personalmente englobo las características del cine independiente en los siguientes puntos:

Historia | Centrada en temas ‘tabú’, de dudosa moralidad o, sencillamente, temas con gran trasfondo social en la sociedad en la que vivimos pero de los que no se habla en el cine comercial. O su tratamiento es más “correcto”, limitado y cobarde. A diferencia del cine independiente, que gana en valentía en su tratamiento. El cine independiente es más cercano a la realidad.

Financiación | Un punto clave. Un aspecto básico y a la vez difícil de establecer. Pero lo cierto es que la fuente de financiación con la que se lleve a cabo una película determina casi en su totalidad el siguiente punto. Cuanto más se aleje de la financiación de los grandes productoras y distribuidoras, más independiente será. A día de hoy creo que es más útil establecer el término ‘independiente’ como un término gradual y no absoluto. Es decir, más que buscar cine independiente quizá resultaría más acertado medir el grado de independencia de una película.

Libertad | Libertad para contar una historia y para decidir cómo contarla. Dar libertad artística a los responsables para la creación de su obra sin que se les impongan limitaciones o censuras. Muy relacionado con el punto anterior en tanto que son sus creadores —directores, guionistas, actores y demás cargos artísticos sean quienes tienen más poder de decisión sobre la propia película. Por ejemplo, dejando que sea el propio director quien establezca el ‘final cut’ o montaje final. Un concepto muy en auge hoy en día y utilizado como un aliciente por las grandes productoras para atraer a realizadores de reconocido prestigio y talento a que dirijan una película para ellos. Es decir, es una proposición cuya oferta consiste en otorgar mayor libertad.

Arte | El cine independiente como arte. El cine independiente busca el cine como arte, mientras que el principal propósito del cine comercial es ser un producto de consumo y servir de entretenimiento.

Cine independiente: ejemplos de películas independientes

Ejemplos de películas independientes hay cientos y cientos. Ejemplos de buenas películas independientes ya no tantos. Seria complicado reunir en una sola lista las mejores películas independientes. Especialmente si tenemos en cuenta lo citado anteriormente sobre la larga historia del cine independiente. Por lo que he decidido que lo mejor es dejarte con algunas de las listas ya realizadas en Blog de cine indie. Listas en donde se atiende más a la clasificación por géneros y a la contemporaneidad de las producciones:

Las mejores películas independientes de ciencia ficción.

Las mejores películas independientes de acción.

5 películas de cine independiente que me han gustado este 2016 y 5 que no.

Las 10 mejores películas independientes del año 2015.

Para la siguiente entrada, en donde el protagonista será el cine indie, hablaremos sobre el cine de autor, que aún tenemos pendiente. Y es que hemos dejado sin responder aún si el cine de autor es cine independiente o no. Lo cierto es que está muy relacionado con las dos últimas características citadas del cine independiente. Sin más, me despido hasta la siguiente entrada. Nos vemos abajo en los comentarios. ¡No te olvides de comentar sobre alguna buena película de cine independiente que no hayamos incluido!

Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on Facebook3Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.